Tendencias
Home » Historia » Época Republicana » Manuel Fernando Terrones Ascencio: Héroe nacional civil de la guerra con Chile

Manuel Fernando Terrones Ascencio: Héroe nacional civil de la guerra con Chile

Alegoría de Manuel Fernando Terrones Asencio elaborado por el Comité del I Centenario (1982)
Alegoría de Manuel Fernando Terrones Asencio elaborado por el Comité del I Centenario (1982)

En primer lugar agradecer a Dios, por permitirnos estar reunidos en esta histórica plazuela para conmemorar un aniversario más del heroísmo de un gran sanjosefano, por ello,  es para la Comunidad de la  Institución Educativa “San José” que me honro en representar y en especial para el pueblo de San José, es de  gran  significación  y jubilo  cívico – patriótico, el  tener  que rendir un justo y merecido   homenaje al  enérgico campesino sanjosefano Manuel  Fernando  Terrones Asencio, actualmente Héroe Nacional Civil.

La finalidad de esta alocución  es educar, valorar y difundir la acción heroica de nuestro compatriota y paisano Manuel Fernando Terrones Asencio, para que las generaciones de hoy y del futuro vean en él,  al paradigma de la civilidad que murió en aras de la defensa de la dignidad y la justicia. Y por ello, nuestro caro deseo es que nuestro pueblo ame y se sienta orgulloso de su héroe y, que niños, jóvenes y adultos sigamos su ejemplo de trabajo y progreso, dentro de una convivencia  armónica, con justicia social y respeto de los derechos de los demás.

PERFIL BIOGRAFICO

¿QUIÉN  FUE MANUEL FERNANDO TERRONES ASENCIO? ¿CUALES FUERON SUS CARACTERISTICAS HUMANAS?

Sus rasgos fueron la de un hombre campesino, mediana estatura, fornido, trabajador y diestro en el manejo del machete y las herramientas de labranza, con decisión en caso de las injusticias y abusos en contra de cualquier persona.

PRINCIPALES HECHOS HISTÓRICOS

  1. Declarada la guerra al Perú, por Chile el 5 de abril de 1879, nuestro país tuvo que enfrentar la invasión enemiga, con sus fuerzas armadas estaban mal equipadas y mal organizadas. Desde Tarapacá, el gobierno chileno ordeno al  Capitán Patricio Linch realizar una misión de franca represión y sometimiento los puertos y pueblos norteños del Perú,  su objetivo era obtener riqueza,  tomar posesión y recabar dinero para su gobierno. Esta expedición  llegó a la provincia de Pacasmayo, entre el 5  y 13 de octubre de 1880.
  2. Desde su llegada, la expedición demostró ser una “empresa de robo, hurto, violaciones, asesinatos e injusticias”; convirtiéndose en el terror de los pueblos norteños, ya que arrasaba con todo a su paso: ataque a puertos, asalto a la propiedad pública y privada, destrucciones de muelles, ferrocarriles , aduanas, fuertes “cupos” de guerra”, incendio de pueblos y asesinatos a los pobladores que reclamaban y defendían sus derechos.
  3. En el distrito de San José, se escribió una de las páginas más significativas de la civilidad. Nos referimos a la “Acción Heroica del Campesino Manuel Fernando Terrones Ascencio” que defendiera la dignidad y honor de la mujer y del pueblo en junio de
  4. Las tropas invasoras chilenas dejadas por el vandálico Linch; que tenían como centro de operaciones la ciudad de San Pedro de Lloc, desde donde  salían compañías  y pelotones a cumplir misiones militares pero también a cometer sus fechorías.  En una aciaga  tarde del mes de Junio de 1882, cuatro soldados chilenos  que se encontraban pastando su caballería; llegaron a una de las casas del pueblo de San José. Y en una actitud  hipócrita y vil, decidieron mancillar el honor de dos mujeres; que se encontraba solas en su humilde casa, ellas al no poder defenderse, lanzaron gritos desgarradores de auxilio.   Estos gritos fueron escuchados por los campesinos entre los cuales se encontraba Manuel Fernando que a esa hora se  encontraban labrando la tierra. De inmediato  acudieron en su ayuda  sin ningún temor; la escena que hallaron en la humilde casa, quien después de increpar a los chilenos se prestó a dar combate tan solo con un machete en la mano derecha y un poncho  envuelto en la otra mano; frente a los ventajosos soldados chilenos, bien armados y protegidos con bayonetas, sables y botas militares.
  5. La lucha no fue de bravos sino de fieras, pues los chilenos ante la presencia del valiente campesino respondieron con palabras de grueso calibre y se abalanzaron ante el valiente peruano. Terrones no bajaba la guardia y al contrario atacaba tenazmente; logrando progresivamente aniquilar uno a uno y dejando gravemente herido al cuarto, quien al verse perdido, huyo despavorido, llegando moribundo a su cuartel  general en San Pedro de Lloc y después de informar a sus superiores de manera deformada y exagerada; los hechos, murió desangrado.
  6. En un arranque de venganza el sagaz y cruel comandante  chileno   Arellano, basándose en la drástica y nefasta “Ley Marcial”; ordenó, la captura de los principales sospechosos, logrando detener alrededor de 25 sanjosefanos, entre los que se encontraba el viril y valiente ciudadano don Pedro Ríos Yépez, que era patrón y muy amigo de Fernando Terrones. También en forma implacable y sanguinaria se dio la orden de que “…El pueblo de San José fuera quemado y que el sargento Álvarez, con la tropa procediera a hacer las investigaciones del caso, a fin de hallar al culpable o culpables del criminal suceso”. Esta orden, se cumplió ante la impotencia de los sanjosefanos; la iglesia, las casas y propiedades fueron consumidas por las llamas; mientras que los niños mujeres y ancianos huían para salvarse de la venganza de los chilenos, quienes se apoderaban de los objetos más valiosos (joyas, dinero, etc.).
  7. Manuel Fernando que se encontraba escondido en los montes y  arbustos muy cerca  de Cultambo y sabiendo que su patrón  y amigo don Pedro Ríos Yépez junto con varios amigos inocentes de toda culpa, en un gesto heroico y con alma espartana, se presentó ante el jefe Provincial, entregándose  y confesando la verdad de los hechos.  En alto mando enemigo, sorprendido todavía por la valentía de este hombre; inmediatamente ordenó  primero su encarcelamiento y luego su fusilamiento y la libertad de los presos.  La sentencia se cumplió un aciago 25 de Junio de 1882, Terrones prefirió  morir con la frente en alto antes que vendado; entregando su sangre y su vida como vivo ejemplo de su innegable valor y dignidad nacional.
  8. Al cumplirse el primer centenario de su muerte (1982), el entonces Senador de la República Eduardo Yashimura Montenegro con apoyo del Comité del I Centenario dirigido por el notable sanjosefano Luis Paz Núñez, elaboró el proyecto de Ley. Este proyecto legislativo  fue aprobado en las Cámaras  de Diputados y de Senadores y el Presidente de la República Fernando Belaunde Terry, promulgó la Ley Nº 23457, reconociendo y declarando a Manuel Fernando Terrones Asencio “Héroe Nacional Civil” y a San José pueblo heroico.
  9. En cada homenaje a nuestro héroe, se deben hacer votos para que su sagrada memoria y la lección de su sacrificio vivan siempre en la conciencia y el corazón de la niñez y juventud  Pacasmayina, liberteña y peruana. Porque “LA MEJOR GLORIA DEL PERSONAJE HISTORICO RESIDE PRECISAMENTE QUE LAS NUEVAS GENERACIONES CONTINUEN SU OBRA”
  1. En la I.E. San José en 1999, como parte del homenaje a nuestro héroes, por iniciativa de los profesores Santos Uriol López y Daniel Dionicio Gonzales, se creó el CLUB DE LIDERES “MANUEL FERNANDO TERRONES ASENCIO”, integrado por estudiantes líderes y comprometidos con el desarrollo de su pueblo y su provincia

¡HONOR Y GLORIA A MANUEL FERNANDO TERRONES ASCENCIO!

¡VIVA NUESTRAS SAGRADAS MUJERES!

¡VIVA EL  HEROICO PUEBLO SANJOSEFANO!

¡VIVAN NUESTRO HEROES QUE LUCHARON CONTRA

EL INVASOR CHILENO!

http://fernandoterronesheroecivil.blogspot.pe/2011/09/invasion-la-provincia-de-pacasmayo-y-la.html

Autor: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com